Reseña: "Ayesha. Mascarilla Fresca" de Lush

Como os conté en la primera entrada del blog, mi primer contacto con la cosmética natural vino de la mano de Lush, a quien tengo que agradecer el despertar en mí esa curiosidad por echarme algas, arcillas, aceites y lo que haga falta, pero natural. Ya sabréis que Lush es una empresa que utiliza químicos de los que no nos gustan en algunas de sus composiciones. Llegó un día en el que preferí lanzarme a la busca de sustitutos 100% naturales de los productos que los contenían.

Entre los que están libres de químicos dañinos están las mascarillas faciales, 100% naturales, que sigo utilizando, y que todas sin excepción me han gustado, aunque tengo mis preferencias. 

Hoy escribo sobre la que tengo embadurnada ahora mismo en la cara y que acabo de terminar:

MASCARILLA  FACIAL FRESCA 
 AYESHA 
   LUSH    






- LA MARCA

https://www.lush.es
Lush es una marca inglesa
No testa en animales 
No todos sus productos son veganos. 
No está certificada como cosmética ecológica. 
En muchos casos trabaja con ingredientes de Comercio Justo.
(Aquí  tenéis un enlace de su web sobre su política con las certificadoras y el comercio justo).
Dan mucha importancia al reciclado de lo botes y al desarrollo de cosméticos desnudos, sin envase.

Lush va a ser mi gran excepción en esto de Blog Eco. Pese a no ser ecológica, la gran mayoría de los productos (creo que sólo uno no lo será) de los que haré reseña detallada son 100% naturales. A cambio tienen otras cualidades que a mí me compensan. Por ejemplo: su implicación con la deforestación de las selvas, su colaboración directa con pequeñas comunidades ayudándolas a desarrollar cultivos sostenibles con los que puedan vivir dignamente sin depender de terceros, su implicación con los movimientos sociales, algo con lo que no todas las empresas se atreven, mencionando especialmente su oposición al TIPP y como me pilla muy cerca, al dichoso Fracking. De hecho, las compras de su crema corporal Charity Pot van destinadas íntegramente salvo el IVA a este tipo de proyectos. La lucha contra el Fracking fue uno de ellos. ¡Os recomiendo entrar en su web si os interesa el tema!

- PRESENTACIÓN / TEXTURA / OLOR

La presentación es archiconocida. El típico bote de plástico negro 100% reciclado de Lush. Tiene una tapa que funciona a rosca y no puede ser más simple. Me gusta mucho que traiga el INCI traducido y tan claro, la fecha en la que se fabricó el producto y la persona que lo hizo. Puedes reutilizarlo o devolverlo a Lush para que lo hagan ellos junto a otros 4 envases y te regalarán una mascarilla fresca. ¡Bien Lush! Esto es comprometerse con el reciclado de tus envases.

La textura es la de una mascarilla con pequeños "tropezones" pero que resulta cómoda de aplicar. Es lo suficientemente densa para que no se te escurra de las manos al aplicártela y se fije a la piel de tu cara y lo suficientemente líquida como para poder extenderla sin problemas y no utilizar medio frasco en cada aplicación. Los "tropezones" para mí no son ningún problema. Al secarse se endurece pero sin tirar molestamente de la piel. Al frotarla para retirártela se convierte en bolitas pequeñas y viscosas que caen al lavabo. Al mojarte la cara para retirártela del todo se convierte en un líquido ligeramente cremoso con el que es muy fácil darte el último masaje y retirarlo por completo. 

El olor no me convence. No es que me disguste del todo, sobre todo cuando lo tienes aplicado (en el bote si que atufa un poco), pero hay otras mascarillas de Lush que da gusto echártelas y estar los 10 minutos oliendo a flores. No sé si son los espárragos... pero el olor no es su fuerte. De todos modos, el olor en una mascarilla facial para mi es secundario.

- COMPOSICIÓN

Algo que me gusta mucho de Lush es su claridad en cuánto a si los ingredientes son naturales o sintéticos, con un simple vistazo al INCI lo puedes saber. Tanto en los botes, (los sintéticos aparecen en cursiva), como en la web, (los sintéticos aparecen en color negro y los naturales en verde). Además vienen con su traducción al castellano ya hecha, ¡así da gusto! Que poco me van a hacer trabajar en este apartado.

Yo, siguiendo la estructura que utilizo en cada reseña os los presento en negro, con su traducción en verde en el caso de que sea un ingrediente inocuo y con la traducción en rojo en el caso de que no. 

Algo que no me gusta tanto es que no sepamos de qué tipo de agricultura es cada ingrediente, podrían añadir un CJ en los de comercio justo, que creo que son muchos por lo que leo en las revistas Lush y en su web, o indicar si alguno es de agricultura ecológica. Aquí os vuelvo a dejar su filosofía respecto al tema de las certificaciones ecológicas y el comercio justo. 

Si pinchamos en cualquier ingrediente nos llevará a una explicación de sus propiedades en la propia página de Lush.

Ingredientes con traducción al español:


* Se da de manera natural en los aceites esenciales
100% ingredientes naturales
No indican si hay algún producto de agricultura ecológica.
No indican cuáles son de comercio justo. Estaría bien.

Absoluto de Rosa: "Desde 2005 compramos nuestro aceite de rosa y nuestro absoluto de rosa directamente al productor de Senir (Turquía). El aceite, de color verde oliva, se extrae de los pétalos de la flor mediante un proceso de destilación por vapor. La elevada suma que pagamos por cada kilo de aceite se usa para la construcción y la subsiguiente gestión de una escuela primaria local".

- MODO DE USO:

Lo primero es meterla en el frigo, al no contener conservantes dura solamente un mes, pero como la dé el caloret aún menos, así que este paso es importante, ¡que no se te olvide!

Yo sigo sus recomendaciones así que copio y pego de su web añadiendo alguna cosa:

- Extiende la mascarilla fresca con un suave masaje sobre la cara limpia evitando el contorno de ojos y labios. (Yo me meto un poco en el contorno, la verdad.)
- Déjala actuar unos 5 a 10 minutos hasta que se seque. (Yo 10 minutos)
- Elimínala mediante un pequeño masaje circular para quitar el grueso.
- Para quitar el resto, moja la cara con agua tibia.
- Finaliza aplicando un poco de crema hidratante si la necesitas. (Yo suelo usar Aceite de Almendras o Hidrolato de Rosas.)

Te recomendamos el uso de las mascarillas entre 1 a 3 veces por semana para un resultado óptimo. Todo dependerá de tu tipo de piel. (Yo 2 veces)

- EFICACIA: 


Uso todas las mascarillas de Lush para lo mismo: sentir la piel más sana. Y todas cumplen. Eso sí, no son cambios grandes.

El momento de aplicártela es un gusto, es cómodo de extender y al estar en el frigo está fresca y notas como despierta la piel. 


El retirarla lo hago de dos maneras: si quiero que sea más suave con mi piel lo retiro sin agua, podría parecer que al estar dura te va a hacer daño, pero para nada, al dar el masaje se comienza a caer en forma de bolitas viscosas. Como suelen quedar restos cojo agua tibia y me los limpio. Es 0 agresivo. Si quiero que me exfolie ligerísimamente me echo agua en las manos y la aplico encima de la mascarilla dura, esta se reblandece y me hago un pequeño masaje circular, como tiene "tropezones" me exfolia un poquito. No uso exfoliantes, porque nunca he sentido que lo necesite mi piel, la tengo un poco sensible y tengo que tener cuidado. Es solo cuando utilizo mascarillas que de vez en cuando aprovecho para hacerme una pequeña exfoliación sobre todo en la zona de la nariz, dónde suelo tener puntos negros. (Y ya que estamos hablado de Lush, también adelanto que tienen un producto 100% natural que ayuda contra ellos y sobre el que escribiré). Cuando la "exfolio" suelo echarme aceite de almendras una vez limpia para calmarla e hidratarla. 

Los resultados en la piel: lisa y suave al tacto, iluminada (a mí me encantan las caras iluminadas y jugosas, no soy de pieles mate), despierta, y me atenúa las pequeñas rojeces de las aletas de la nariz. Repito que no son cambios grandes, que al leerlo todo junto parece que sea milagrosa, pero no. Esto más o menos lo cumplen todas las mascarillas que he probado de Lush, que han sido 4 diferentes. Lo que he notado con esta y no noté con las demás es que después de aplicarla notas la piel como si estuviera un poco estirada. En el espejo yo no me he visto diferencia. Tengo pocas líneas de expresión, (lo que me faltaba, tengo 24 primaveras), algunas un poco marcadas en el entrecejo y no he notado que me las difumine, es solo la sensación de que tersa un poco la piel durante unos minutos.

- RELACIÓN CALIDAD / DURACIÓN / PRECIO

Precio: 9,95 € / 75 gr  
Precio que me ha costado a mí: 0€ devolviendo 5 botes negros / 75 gr

Más o menos una mascarilla al año me sale gratis porque acumulo botes. Así, sabe el doble de bien :D

Da para unas 10-12 aplicaciones, que las tienes que hacer en el período de un mes porque caduca. Yo suelo usar 8 más o menos, unas dos a la semana, parece que las tengo super contadas y tampoco, pero más o menos. A veces la gasto yo entera porque la he utilizado más y cuando no, le doy un poco en botecitos de muestra a alguna amiga o a mi madre. Por lo tanto para mí la caducidad más temprana que la de otros cosméticos no es un problema.

- CONCLUSIÓN:

Me gusta: Lo despierta y suave que deja la piel, su cómoda aplicación, el envase y su filosofía de reciclado.
Ni fu ni fa: El olor.
No me gusta: No saber a ciencia cierta cuáles de sus ingredientes han sido cultivados de manera ecológica y cuales no. Y lo mismo con el comercio justo, son muchos los que provienen de ahí pero estaría mejor que lo indicasen en el INCI de alguna manera. 

¿Repetiré? No con Ayesha, sí con las mascarillas Lush. 

Tengo mi favorita y pese que a veces he probado otras como en este caso, ninguna me ha gustado más y siempre vuelvo a ella. Lo especial que tiene esta mascarilla con respecto a otras, que es esa pequeña sensación de dejar la piel más tersa, no hace que me incline por ella. Prefiero otras pequeñas diferencias que tiene mi favorita. Seguro que os hablaré de ella cuando la vuelva a utilizar. 
------------------------------------------------

Para seguir con la costumbre eternizo un poco más los post:

He probado muchos productos de Lush, hice una lista antes de comenzar con el blog y me quede asustada, ¡había utilizado medio catálogo! Sii... exagero un poco, pero son ya 6 años desde que lo usé la primera vez, ¡y 6 años dan para mucho!. Quería saber vuestra opinión: 

¿Os interesaría que hiciese un post especial sobre todos estos productos Lush, contando de manera resumida si me gustaron o no?

No voy a hacer una reseña detallada uno por uno por varios motivos: son muchos, algunos a parte de no ser ECO, ni siquiera son 100% naturales, no tengo fotos de ellos, y algunos hace años que los utilicé y no podría hablar tan detalladamente de cómo es el producto. (Aclaro que de los que si hablaré detalladamente es de los que sigo utilizando, dos de ellos estarán en la sección de "Mis favoritos" en brevas).

¡Ya solo una cosa más!:





Ya que ha salido el tema no podía irme sin dejaros este documental sobre la fractura hidráulica, el Fracking. Os dejo este porque está enfocado en el caso español y es más cortito, pero el más famoso es Gasland, que trata sobre los desastres medioambientales y de salud pública (contaminación masiva de aguas, terremotos, escapes de gases tóxicos... etc.) que está ocasionando esta practica en EEUU, la mismita que quieren exportar a España. Y han estado apunto de conseguirlo. El documental está hecho hace 4 años, hoy las cosas han cambiado y gracias a la presión social se han conseguido parar prospecciones, al menos en los casos en los que estoy más informada, que son los de mi tierra, Cantabria. Pero la amenaza sigue ahí, las empresas extractoras siguen presionando y por eso hay que estar enterados y movilizados. Si no conoces el problema te animo a verlo y a compartirlo. 

¡NO FRACKING!



Gracias y un saludillo a todo el que este por ahí, hasta muy pronto :D

Comentarios